Mi rutina de limpieza facial

Si, las madres también somos mujeres y en lo posible nos cuidamos para no dejar que el tiempo además de pasar, nos atropelle y se nos note en la cara y el cuerpo. En este post os quiero contar como me cuido la piel cada día.

Mi piel es muy delicada, desagradecida y problemática, y aunque parezca finita y bonita, es más bien un dolor de cabeza constante. Desde que tuve a Vicky suelo tener brotes de acné, especialmente en la zona de la barbilla, que dejan marcas molestas y antiestéticas, pero no puedo tratarlas con los típicos productos para acné, porque tengo piel sensible, reactiva y dermatitis seborreica en algunas zonas, como las aletas de la nariz y las cejas. El invierno siempre viene con brotes de dermatitis pero se controla mejor la grasitud de la zona T, en cambio aunque el verano mejora la dermatitis suele provocar mayor grasitud que me obliga a limpiar la piel más a menudo y resecarla en algunas zonas. Bueno, lo que os dije, un dolor de cabeza.

Desde hace un tiempo empecé a probar cosméticos naturales, de origen orgánico, veganos y respetuosos con la piel y el medio ambiente, además de nos ser probados en animales (obviamente).

Siempre solía hacer una triple limpieza: primero un aceite para retirar el maquillaje de manera suave, agua micelar para quitar los restos y gel de limpieza para limpiar poros y demás.

mi-rutina-de-limpieza-facial Mi rutina de limpieza facial

Ahora mismo en mi rutina entró un imprescindible de una marca que poco se conoce y es increíble:  el Gel Facial de Ortiga y Árbol del Te , de Lulu & Boo Organics. Huele de maravillas, como a limón o cítricos varios, y limpia sin resecar, además de ayudar a prevenir las imperfecciones y granitos con el aceite de árbol de té que es un desinfectante natural.  Y últimamente solo uso el agua micelar para quitar maquillaje y este gel de limpieza para limpiar bien el resto de la piel y dejarla lista para los siguientes pasos de cuidados. También por la mañana, la uso para lavar la cara y empezar el día más positiva con ese olorcito a limón.

Gracias Anna de Petit Tresor Organics por este gran descubrimiento!

En otro post os hablaré de mis cremitas, tónicos y demás 🙂

 

Sobre Gi

Soy Gi, madre de dos niñas valientes de 8 y 14 años y recientemente de Baby Oliver. Escribiendo en este blog desde hace casi 11 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *